logoAICgris  RadioIconTop

Avanzan en el estudio del alzhéimer

Por Verenise Sánchez

México, DF. 14 de abril de 2015 (Agencia Informativa Conacyt).- Un grupo de especialistas del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), encabezado por el doctor José Luna Muñoz, coordinador del Banco Nacional de Cerebros, sugiere que el origen de la concentración de las proteínas anormales que se agregan en el cerebro de las personas con la enfermedad de Alzheimer es, en un primer momento, un mecanismo de defensa de las neuronas, que después se convierte en una patología que las mata.

secretosCerebroJosé Luna Muñoz, coordinador del Banco Nacional de Cerebros, con algunos de sus estudiantes de posgrado que investigan los misterios del cerebro humano.

Este hallazgo reportado recientemente en la revista Frontiers –la publicación más importante de neurología– con el título “The relationship between truncation and phosphorylation at the C-terminus of tau protein in the paired helical filaments of Alzheimer's disease”, podría contribuir a descubrir qué detona la enfermedad de Alzheimer y otras demencias, indicó Luna Muñoz.

El cerebro, una red compleja

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el especialista indicó que la proteína tau se encarga de mantener de manera óptima el citoesqueleto presente en los axones de las neuronas, que es la “red” que permite que estas se conecten entre sí.

Explicó que cuando se desarrolla alzhéimer o alguna otra demencia, la proteína tau se altera y genera cambios como la hiperfosforilación y truncación, que generan la muerte de la neurona: “En esta enfermedad se ha evidenciado la acción de enzimas proteolíticas (que favorecen la degradación de proteínas) en el mecanismo de apoptosis (muerte celular programada)”.

secretosCerebro2Cerebro visto durante el estudio sistemático de tinciones inmunofluorescentes y analizado en un microscopio confocal.

Detalló que estas enzimas lo que hacen es fragmentar a la proteína tau y favorecer su polimerización en filamentos altamente resistentes a la proteólisis. Estos filamentos se van acumulando en el soma de la neurona, lo cual finalmente genera la muerte celular y expone estos paquetes de filamentos en el espacio extracelular, que desconecta áreas específicas.

“En la enfermedad de Alzheimer, la acumulación de estas neuronas dañadas denominadas marañas neurofibrilares se encuentra en la corteza entorrinal y en el hipocampo. La muerte de estas neuronas en estas zonas genera clínicamente los olvidos inmediatos”, dijo.

Resaltó que se ha visto que el evento más temprano en el procesamiento anormal de la proteína tau es la fragmentación de esta en su estructura de 92-95 aminoácidos.

Ante esta anomalía, el cerebro manda una señal a otras moléculas de la proteína tau que aún se encuentran intactas y les indica que se fosforilen, es decir, concentren grupos fosfatos para crear una especie de red protectora con el fin de evitar que esta fragmentación de tau sea percibida por la neurona, y esto permite que continúen vivas por más tiempo, describió.

No obstante, agregó el investigador del Cinvestav, conforme avanza la enfermedad se pierde la conexión entre las neuronas, lo cual termina matándolas, ya que para que estén vivas deben de estar siempre conectadas.

Esto se pudo saber a través de un análisis morfológico sistemático de tinciones inmunofluorescentes de las etapas más tempranas de agregación de la proteína tau en el soma neuronal, comentó Luna Muñoz.

secretosCerebro recuadros 01

Alzheimer y demencias, en ascenso

Los hallazgos de este estudio hecho por científicos mexicanos son relevantes porque podrían contribuir a descubrir qué es lo que origina la alteración de la proteína tau, que desencadena el alzhéimer y otras demencias.

En el Banco Nacional de Cerebros analizan trastornos como la demencia frontotemporal (DFT), enfermedad de Huntington, párkinson y enfermedades por priones (EP) como el Creutzfeldt-Jakob, que son padecimientos que se asocian con el deterioro cognoscitivo y demencia.

“Estamos estudiando el procesamiento anormal de las proteínas involucradas en la enfermedad de Alzheimer, y todas estas patologías ya mencionadas tienen un factor común que es la modificación de la proteína tau, solo que cada una se modifica de manera diferente”, subrayó.

Conocer cuáles son los agentes que detonan estas enfermedades y cómo se comportan en etapas tempranas es fundamental para poder desarrollar medicamentos que pudiesen favorecer a millones de personas en todo el mundo, apuntó el doctor.

Tan solo en 2010 se estima que vivían 35.6 millones de personas con demencia en todo el mundo, y se prevé que esta cifra se duplicará cada 20 años, con lo cual se podría alcanzar los 65.7 millones en 2030 y 115.4 millones en 2050, de acuerdo con información publicada en el Plan de Acción Alzheimer y Otras Demencias 2014, realizado por el Instituto Nacional de Geriatría.

Según dicha publicación, anualmente el número total de nuevos casos de demencia en el mundo es de casi 7.7 millones, lo que significa que se presenta un nuevo caso cada cuatro segundos.

 

Más fotografías.

 

 

Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

 



Agencia Informativa Conacyt

 

Acerca de ≈

¿Quién está detrás?

>  info@conacytprensa.mx

  • Teléfono (55) 5322 7700 ext: 1030
Algunos derechos reservados 2015 ®
Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología
Conoce nuestras políticas de privacidad
logosfooter

México, D.F.

Av. Insurgentes Sur 1582. Delegación Benito Juárez 03940