logoAICgris  RadioIconTop

Francisco Gonzalo Bolívar Zapata, el pionero de los transgénicos


Por Judith Ureña

Ciudad de México. 13 de octubre de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Con tan solo dos semanas de diferencia, el doctor Francisco Gonzalo Bolívar Zapata comentaba que era muy posible la compra, por parte de la empresa alemana Bayer, de la firma estadounidense de semillas, Monsanto. Dicha predicción es una realidad al día de hoy.

HEAD vegies1316

Pero, ¿por qué el doctor Bolívar Zapata hacía esa aseveración? Quizás no solo porque es uno de los principales defensores de los productos transgénicos, por el hecho de ser todo un experto en la materia, sino que además es un pionero a nivel internacional en el área de biología molecular y biotecnología. También es nada más ni nada menos el científico al que se le debe el uso clínico de la insulina de origen transgénico que se emplea actualmente para contender la diabetes. 

El doctor Francisco Gonzalo Bolívar Zapata, como él mismo se presenta, es también investigador emérito del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en Cuernavaca, así como investigador emérito del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y uno de los 40 miembros que forman el cuerpo de académicos destacados de El Colegio Nacional.

La genética científica

bolivar2 1316

El también Premio Nacional de Ciencias y Artes (1992) recuerda que parte de su pasión por el estudio de la química es una especie de herencia, toda vez que ambos padres eran químicos y los dos estaban interesados en comprender el funcionamiento, a nivel molecular, de la célula viva con la intención de combatir diversas enfermedades.

Las investigaciones las llevaban a cabo en el laboratorio de su abuelo, aunque cabe señalar que tanto su bisabuelo y abuelo paternos fueron reconocidos científicos estudiosos de insectos (entomólogos), ambos exiliados españoles de la guerra civil en aquel país.

Pero la herencia genética no queda ahí, pues su bisabuelo fue el fundador de la primera revista de divulgación científica en el país: Ciencia. El lado materno no quedó exento, su abuelo fue el fundador de Laboratorios Zapata, pioneros en la producción de antitoxinas usadas en vacunas como la de difteria o tétanos, y es precisamente en estos laboratorios donde el doctor Bolívar Zapata tiene los primeros contactos con la química y biotecnología, por ello, como él mismo relata, “me fue fácil seguir ese camino de mis dos padres”.

“Por eso estudié química, con la idea de poder entender la célula viva pero a través de sus moléculas informacionales, que tenemos todos los seres vivos. Tenemos herramientas que son las famosas proteínas (que hacen la mayor parte de las funciones), en el caso de nosotros tenemos más de 100 mil proteínas como la insulina, la hemoglobina, tripsina, entre otras. Estoy interesado desde el principio en saber cómo funciona la célula viva y he trabajado en ello”, relata, así como también su interés radica en usar este conocimiento mediante la biotecnología.

Los primeros estudios: la genética de las bacterias

Fue para sus trabajos de titulación de licenciatura y de doctorado que, el también galardonado con el premio Príncipe de Asturias en Investigación Científica y Técnica (1991) se interesó en la genética de las bacterias, particularmente en los virus que las infectan, esto bajo la tutoría del doctor sinaloense Jaime Martuscelli (médico cirujano y doctor en bioquímica), en lo que él denomina como “los principios de la ingeniería genética”, usando la bacteria Escherichia coli, la cual vive como parte de la flora intestinal.

La ingeniería genética fue producto de un experimento seminal reportado en 1976 por los doctores Stanley Cohen y Herbert Boyer, en San Francisco, California, y que permitió el desarrollo de la primera célula recombinante en el mundo, la primera célula transgénica que llevaba material genético de una rana en la bacteria Escherichia coli.

Fr doctorboli1316Es decir, “se consiguió transferir ADN de una rana a una bacteria y gracias a las propiedades del ADN del plásmido que usamos fue posible multiplicar en las bacterias hijas esta molécula híbrida transgénica recombinante, en donde todas las hijas llevaban esta molécula original. Esto resultó en una colonia de células, todas idénticas a la original”, narra con enorme entusiasmo el doctor Bolívar.

Además, agregó, “a través de este ejemplo supe que se iba a generar un cambio extraordinario que iba a hacer posible que este tipo de metodología en la ingeniería genética (aislar genes) permitiría estudiar los genes de cualquier origen de una manera más detallada en bacterias (organismos mucho más sencillos)”. 

“Se insiste que la primera razón para diseñar y construir organismos transgénicos fue entender cómo estaban organizados los genes en animales y plantas y por eso se pasaron genes de animales o plantas a bacterias, los intrones (regiones de ADN que no codifican para proteína), y esto está presente en todos los genes de los animales y plantas”.

El igualmente Premio Nacional de Química (1980) resume que parte de su trabajo más adelante es tratar de entender “de manera más fina” los genes que codifican para ciertas proteínas, en particular, los genes involucrados en la utilización de la comida (la glucosa).

La introducción a los transgénicos

Su posdoctorado (en la Universidad de California, Estados Unidos, y colaborando con el doctor Boyer) consistió, principalmente, en incorporar genes que codificaban para la proteína humana la insulina (conformada por dos cadenas), lo que derivó en la formulación de dos genes (uno para la cadena A y otro para la cadena B), después lo lograron sintetizar en dos bacterias diferentes, donde cada una sintetizaba una de las dos cadenas de la insulina. Gracias a ello, luego se pudo sintetizar la insulina humana a partir de genes sintéticos, no solo de genes naturales.

De igual forma, el equipo con que trabajó el doctor Bolívar en Estados Unidos pudo demostrar que se podía usar ADN sintético, que fue funcional en la célula, para el diseño del gen que debería codificar para ellas, que fueron funcionales en bacterias.

frases bolivar1316 1Gracias a esto se abrió la posibilidad, posteriormente, de usar las bacterias y otros organismos como fábricas productoras de proteínas humanas, idénticas a las humanas, para contender diferentes necesidades clínicas. Entre los productos resultantes se encuentran la insulina, el factor anticoagulante en la sangre, la hormona del crecimiento y otras más de 100 proteínas de origen transgénico que existen en las farmacias.

“Es claro que ahí está el beneficio de la ingeniería genética, de la biotecnología, de los transgénicos, para contender enfermedades que antes no se podían atacar. Antes solo se podían obtener estas proteínas humanas de cadáveres, pero en cantidades muy pequeñas y por ello no había capacidad de producción comercial de proteínas humanas. Antes la insulina que inyectaban a los pacientes no era humana, sino de ternera o de cerdo, porque era la más parecida a la humana pero a veces tenía reacciones alérgicas”, acota el experto. 

Investigador emérito

Debido a la relevancia de sus investigaciones, el doctor Bolívar Zapata pertenece a un grupo de investigadores que son distinguidos como eméritos, aquellos que han prestado cuando menos “30 años de servicio, con gran dedicación y haber realizado una obra de valía excepcional”, este galardón significa para él “una extraordinaria distinción y otorga la posibilidad de continuar trabajando, hacer el mejor de mis esfuerzos para seguir apoyando a los jóvenes a seguir aprendiendo con ellos y con mis colegas. Yo trabajo en el Instituto de Biotecnología de la UNAM, en un grupo grande, en donde tenemos trabajos conjuntos, aprendo de todos ellos”. 

De igual forma, señala, “también significa seguir haciendo el esfuerzo de divulgación de ciencia y de la tecnología, labor que poco hacemos en México. Aquí, la tecnología biológica es un ejemplo exitoso, que está cada día teniendo mayor presencia en el planeta. Por eso estoy convencido que parte de mi esfuerzo tiene que ir en esta línea de divulgación de la ciencia y la tecnología y de los beneficios de la misma, así como del uso responsable que tiene que darse de ella”.

frases bolivar1316Cabe destacar que otra función que desempeñó con entusiasmo fue ser coordinador de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Presidencia, la cual desempeñó durante tres años en conjunto con el doctor Enrique Cabrero, Julia Tagüeña y otras personalidades para incidir en la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo (PND) y del Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación (Peciti), en el que se hizo el señalamiento de incrementar el presupuesto para ciencia, tecnología e innovación, mismo que se alcanzó, indica el investigador.

“Estos documentos señalan que hay que llegar al uno por ciento, no se ha alcanzado todo eso por muchas razones, pero al menos en estos años llegamos hasta el 0.56, de 0.43, implica un crecimiento muy importante que ha permitido una renovación de las Cátedras Conacyt, los proyectos de infraestructura, lo que tiene que ver con las nuevas convocatorias para atención de los problemas nacionales, entre otros”.

Finalmente, tras su contribución en la parte gubernamental, el doctor Bolívar Zapata reconoce que se mantiene activo porque “estoy convencido de que debemos mover al país, buscando un mayor apoyo y sustento a la ciencia y a la tecnología y, en particular, avanzar en biotecnología que es un área prioritaria y que nos debe ayudar a rescatar al planeta y permitir el avance de México", concluye enérgico este experto comprometido con el presente y futuro del medio ambiente y la humanidad. 

 

 

image icon01Descargar fotografías.

pdf iconVer texto en pdf.

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.



Agencia Informativa Conacyt

Acerca de ≈

¿Quién está detrás?

>  info@conacytprensa.mx

  • Teléfono (55) 5322 7700 ext: 1030
Algunos derechos reservados 2015 ®
Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología
Conoce nuestras políticas de privacidad
logosfooter

México, CDMX

Av. Insurgentes Sur 1582. Delegación Benito Juárez 03940