logoAICgris  RadioIconTop

Divulgación científica contra la charlatanería


Por Israel Pérez Valencia

Santiago de Querétaro, Querétaro. 10 de octubre de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- La ciencia y la tecnología están relacionadas con las percepciones y los procesos de elección que las personas realizan en su vida cotidiana, de ahí la importancia del trabajo de divulgación científica, aseguró en Querétaro el director general del programa Domingos en la ciencia de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), Raymundo Cea Olivares.

HEAD charlataneria1016

En el marco de su participación en la ExpoCiencias Bajío 2016 llevada a cabo en la Universidad Tecnológica de Querétaro (Uteq), Cea Olivares destacó que los divulgadores están encargados de transmitir información científica y tecnológica que resulte de utilidad para que las personas puedan reconocer la importancia de diversos factores que inciden en su entorno.

“Hay preguntas que se hacen en la ciencia que tal vez no son tan interesantes para la gente, como el por qué y cuándo se extinguieron los dinosaurios o si se puede viajar a la velocidad de la luz; pero hay otras que seguramente sí, como si es sano utilizar hornos de microondas, saber cuál es la mejor medicina, entre las de patente y las genéricas; si son mejores las vitaminas naturales que las sintéticas, o en qué les puede afectar el calentamiento global”, advirtió.

Seudociencia al acecho 

El programa Domingos en la ciencia, de la Academia Mexicana de Ciencias, tiene el objetivo de difundir el conocimiento científico de una manera divertida y amena entre la niñez y la juventud mexicana y, con ello, coadyuvar a despertar vocaciones científicas y el interés por el cultivo y el desarrollo de la ciencia.

Actualmente, el programa está activo en 37 sedes en la República Mexicana. Es un programa que difunde la cultura científica en la sociedad mexicana, que interactúa con científicos reconocidos mundialmente y que de una manera divertida y amena transmite el conocimiento que tanto requiere nuestro país.

Fuente: Academia Mexicana de Ciencias.

 

El también investigador de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y miembro nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), detalló que otra de las funciones de la divulgación científica es contrarrestar la ola de información falsa que existe, sobre todo en Internet, que se hace pasar como conocimiento científico y que se difunde, en algunas ocasiones, con propósitos publicitarios para la venta de productos como alimentos, electrodomésticos o medicinas.

“La divulgación se encarga de exponer la ciencia confiable, ante la ola de información que existe en Internet, que mucha de ella es falsa o no comprobada, lo que puede afectar una correcta toma de decisiones por parte de la gente. Existen portales en Internet donde se inventan nombres de científicos e incluso de universidades u otras instituciones, donde se difunde información que nada tiene que ver con la realidad. Por eso es importante el trabajo de los divulgadores a través de publicaciones científicas y otros medios de comunicación”, abundó.

Raymundo Cea Olivares puntualizó que con el trabajo de divulgación científica y tecnológica, las personas pueden adquirir conocimientos sobre problemáticas mundiales como son el calentamiento global, la degradación de los suelos agrícolas, la extinción de las especies, la contaminación o el agotamiento del petróleo y otros recursos naturales.

“Actualmente, sabemos que el helio (He) se va a agotar en 25 años, que se utiliza para criogénicos. El helio es la partícula más pequeña y ligera del universo, escapa de la atmósfera de la Tierra. Si no hay helio, se acaban los equipos de resonancia magnética nuclear para fines médicos y de investigación o el fenómeno de la superconductividad; hay muchas aplicaciones en soldaduras, detección de fugas, cromatografía de gases y buceo de profundidad que requieren este elemento", señaló.

Otros recursos que es importante divulgar su importancia, de acuerdo con el director general de Domingos en la ciencia, son las llamadas “tierras raras” que, aseguró, son el cuarto recurso natural más importante del mundo, después del agua, el petróleo y el acero, porque son fundamentales para tecnologías como las turbinas de viento, automóviles, computadoras, láseres y que, dijo, se desperdician cotidianamente por el desconocimiento de su utilidad.

“En el caso de los recursos naturales, el precio de las materias primas no puede estar en función solo del costo, sino de la disponibilidad a futuro y de la facilidad o dificultad en su recuperación. Nos enfrentamos a grandes retos que vamos a resolver con conocimiento científico y su conocimiento por parte de todos’, finalizó.

 



Dr. Raymundo Cea Olivares

Director nacional del programa Domingos en la ciencia
Academia Mexicana de Ciencias

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

image icon01Descargar fotografías.

pdf iconVer texto en pdf.

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.



Agencia Informativa Conacyt